Uno de los mayores tesoros de nuestro entorno es la naturaleza intacta

Con ocho magníficos parques naturales, cuatro sorprendentes jardines botánicos e innumerables kilómetros de senderos circulares, macizos con mil rincones hermosos, lagos, ríos y pantanos llenos de vida animal. Con playas, calas y vertiginosas costas rocosas, la Costa Brava y los Pirineos de Girona ofrecen algo para todos los amantes de la naturaleza. Un tercio del área de los distritos de Girona está protegida: descubrirla, respetarla y disfrutarla.

Parques botánicos

Los parques y jardines botánicos de la Costa Brava son grandes oasis naturales para paseos con impresionantes vistas del mar Mediterráneo. En los cuales especies nativas y plantas de todo el mundo crean una mezcla explosiva de colores y aromas.

  • Los jardines de “Santa Clotilde” en Lloret de Mar asombran con una gran variedad de plantas y la inesperada ausencia de flores.También vale la pena visitar la casa solariega en el jardín con sus colecciones de pinturas, alfombras, barcos en miniatura y cerámica catalana
  • Entre Blanes y Lloret se encuentra el jardín botánico “Pinya de Rosa” con especies vegetales tropicales que se han adaptado al clima mediterráneo.
  • En Blanes, Marimurtra es una impresionante estación biológica con plantas nativas y árboles, así como especies de plantas de todo el mundo.
  • Los jardines de “Cap Roig” en Calella de Palafrugell nos deleitan con especies de plantas y árboles de los cinco continentes que a la vez sirven de escenario para el famoso festival “Jardins de Cap Roig”.

Parques naturales en la Costa Brava

La Costa Brava alberga cuatro parques naturales, cada uno con diferentes formas de paisajes protegidos. Cap de Creus abarca tierra y área marina. Aiguamolls de l’Empordà, un humedal en la desembocadura de los ríos Fluvià y Muga, es un parque natural que en particular atrae a los observadores de aves. El Parque Natural de Montgrí, las Islas Medes y Baix-Ter incluye las montañas del Montgrí, el macizo geológico del Montgrí perteneciente a las Islas Medes y los paisajes aluviales del Baix Ter. El Parque Natural montañoso del Montseny, en la frontera entre las provincias de Girona y Barcelona, es perfecto para practicar el senderismo y es famoso por la enorme biodiversidad de su flora y fauna.

«Aiguamolls de l’Empordà»

Merece la pena llevar prismáticos

El Camping Aquarius se encuentra directamente en el Parque Natural de “Els Aiguamolls de l´Empordá”, en el que solo se permite la agricultura y el turismo sostenible.

Cinco kilómetros al norte del camping se encuentra el centro de visitantes “El Cortalet”. Aquí podrá obtener información sobre el parque y desde aquí parten interesantes senderos por rutas naturales que recorren el impresionante paisaje. En los numerosos puntos de avistamiento pueden observarse de cerca bandadas de aves acuáticas, ya que el área es una de las paradas de las miles de aves migratorias que viajan entre el norte y el sur. Aquí puede incluso observarse durante todo el año una gran colonia de cigüeñas a las que le gusta tanto el sitio que han dejado de migrar y se han asentado en la región.

«Cap de Creus»

Fuente de inspiración para Salvador Dalí

El extremo noreste de la Península Ibérica, el Cap de Creus (Cabo de las Cruces), se encuentra a unos 25 kilómetros al norte de Camping Aquarius y el pintoresco parque natural se puede explorar en numerosos senderos designados. El Cabo debe su nombre a la iglesia de peregrinación “Santa Cruz” en el monasterio “Sant Pere de Rodes”

Bizarras formaciones montañosas, pequeñas bahías escondidas e imponentes acantilados crean un paisaje impresionante: principales inspiraciones del pintor surrealista Salvador Dalí, que pasó la mayor parte de su vida cerca del Cabo en Port Lligat.

Albera

Lejos de la multitud de la costa

En un viaje a la cordillera de l´Albera, que se extiende a lo largo de la frontera franco-española y se une a la llanura del Empordà en el norte, puede descubrir la originalidad salvaje al pie de los Pirineos. Aquí no se siente el ajetreo del turismo de la costa.

Los senderos encantados invitan a explorar las románticas y soñolientas aldeas catalanas, iglesias y castillos. En ninguna otra parte de Cataluña hay una cantidad tan grande de estructuras megalíticas (menhires y dólmenes) como aquí, una prueba de que el paisaje de montaña suave ya fue poblado entre 3500 y 1800 aC.

«Illes Medes»

Los antiguos escondrijos de los piratas

A tan solo un kilómetro de la costa, cerca de la localidad costera de L’Estartit, se encuentra el impresionante y protegido archipiélago de las siete islas Medes con su impresionante flora y fauna submarina, que se considera incomparable en todo el Mediterráneo.

En 1983 entró en vigor la prohibición de la pesca y el parque natural marino se ha convertido en la meca para los amantes del snorkel, buceo y la contemplación del fondo marino.

Hoy en día Las islas están deshabitadas, pero los restos sugieren que fueron navegadas por marineros hace milenios. En la Edad Media eran el refugio favorito de los piratas que lanzaron sus incursiones desde aquí hasta el continente adyacente.

Zona volcánica de la Garrotxa

Un paisaje volcánico único

Además del Eifel, el Macizo Central francés y la zona volcánica del centro de España de Campo de Calatrava, esta región también es una de las zonas volcánicas europeas más importantes. Este paisaje volcánico único se originó hace alrededor de 11.000 años, cuando tuvo lugar la última erupción. Más de 40 volcanes y más de 20 flujos de lava forman un magnífico panorama con exuberante vegetación que se puede explorar en numerosas rutas de senderismo y montaña.

Definitivamente se debería visitar el volcán “Croscat”, donde una incisión en el cono volcánico causada por la extracción previa de capas de roca ofrece impresionantes vistas de las diferentes capas de su interior. También es curioso el volcán “Montsacopa” en el centro del área urbana de Olot, coronado por la capilla de peregrinación de Sant Francesc. Y en el cráter del volcán “Santa Margarida” se encuentra una pequeña capilla, una verdadera combinación de los tesoros de la naturaleza y la cultura que definitivamente se debería visitar.

Los Caminos de Ronda

Un paraíso para excursionistas con más de 200 km de longitud

El “Camí de Ronda” son itinerarios costeros a lo largo de la Costa Brava, que conectan las poblaciones catalanas de Portbou al sur de la frontera francesa y Blanes, con una longitud de casi 200 km. Antiguamente estos caminos fueron frecuentados por la Guardia Civil para controlar el contrabando y también por les pescadores para acceder a calitas y pueblos remotos.

Hoy en día el camino de ronda es más conocido por sus variados recorridos y sus fabulosas vistas sobre el litoral gerundense.